17:35h. Domingo, 23 de Julio de 2017

ACTUALIDAD

Exigen la liberación de presos políticos saharauis en el consulado de Marruecos en Algeciras

Nueve saharauis fueron condenados a cadena perpetua, cuatro a 30 años de prisión, siete a 25 años y tres a 20 años, todos ellos destacados defensores de los Derechos Humanos, en un procedimiento nulo de pleno derecho y sin garantías.

La Asociación Amigos del Pueblo Saharaui del Campo de Gibraltar “Solidaridad” ha convocando a colectivos sociales y personas solidarias a concentrarse mañana lunes, día 23, a las 19 h. junto al Consulado de Marruecos en Algeciras para exigir la liberación de los presos políticos saharauis y el fin de la represión en los territorios ocupados del Sahara Occidental. Coincidiendo con el inicio en el  Tribunal de Casación de Rabat (Marruecos)  del  juicio contra los  presos políticos saharauis del “grupo de Gdeim Izik”.

Paralelamente se sucederán concentraciones en varias ciudades españolas y extranjeras para expresar apoyo y solidaridad con todos los presos políticos saharauis. Juristas internacionales, organizaciones defensoras de derechos Humanos y formaciones políticas han reiterado la falta de transparencia, y han declarado  nulo de pleno derecho  el juicio por no reunir  las garantías recogidas en el derecho internacional.

El grupo de presos políticos de Gdeim Izik fue detenido durante la ola de represión desatada tras el desalojo violento por parte del ejército y la policía marroquí, a finales del año 2010, del denominado Campamento de la Dignidad, donde más de 20.000 saharauis protestaban por la ocupación marroquí de su territorio.

Tres años después, veinticinco saharauis sufrieron ilegales condenas por un tribunal militar, en un juicio denunciado por observadores internacionales y organizaciones de Derechos Humanos por falta de garantías e irregularidades, denunciando la ausencia de pruebas incriminatorias y que las confesiones fueron obtenidas bajo tortura.

Marruecos ante la presión internacional y la condena de sus hechos procedió a declarar la nulidad del juicio militar, mediante una sentencia del Tribunal de Casación, y remitió el procedimiento a la jurisdicción ordinaria pretendiendo ahora celebrar un nuevo juicio.

Esta nueva decisión vuelve a vulnerar la legalidad, pues Marruecos carece de capacidad y competencia sobre la población saharaui que vive en el Territorio No Autónomo del Sahara Occidental que ocupa desde 1975, adopta una nueva decisión política represiva, utilizando los tribunales como un instrumento más en la acción sistemática contra la población saharaui, y con ello reconoce la falsedad de las acusaciones y la nulidad de la sentencia, haciendo un teatro donde se fabrican pruebas falsas, falsas acusaciones para culpar injustamente a los saharauis que protestan contra la ocupación de su país.