01:32h. Lunes, 24 de Julio de 2017

ACTUALIDAD

Un policía local anónimo: "Llegará la sublevación ante las continuas vulneraciones de derechos"

"Añoro aquellos años donde uno se sentía profesionalmente pleno y con respaldo de la corporación y la oposición"

Soy policía local desde hace casi 20 años, durante los mismo este colectivo ha pasado por muchas vicisitudes, momentos malos y otros buenos que forjaron nuestra identidad como policías, y todo ello en un colectivo unido y trabajador.

No dudábamos ni un segundo en acudir al servicio, a quedarnos más allá del horario si hacía falta cuando alguna catástrofe asolaba el municipio, ahora sin embargo , dudamos, nos peleamos con nuestra conciencia y aunque digamos no... en el fondo estamos sufriendo. Antes se tiraba de listín de teléfono y se llamaban a todos...hoy juegan con ello....lo manipulan a su libre antojo.

Añoro aquellas celebraciones de patronas, esos días de convivencia entre todos, ya fueran mandos o policías de todas las disciplinas.

Añoro cuando se hablaba de trabajo, cuando servicio a servicio, nos labramos una imagen policial envidia de Andalucía.
Todo aquello quedo atrapado en el tiempo.....es imposible no volver la vista atrás en estos momentos y darse cuenta de lo hundido que estamos

Nos robaron la ilusión. .....y nos vendieron desganas... dividieron la plantilla y por un mendrugo de pan muchos olvidaron quienes eran. Se traspasaron líneas que jamás debieron ser cruzadas.

La dedocracia impera, lejos queda la antigüedad, el mérito y la capacitación. .....policías de 1° y 2° división. Un agravio comparativo entre unos y otros.
Compañera con una necesidad para atender a su hija y a su madre, pidiendo lo que por ley le pertenece, cuestión de sensibilidad de empatía, de ponerse en su lugar y sin embargo ninguneada por aquellos que se rigen paladines de las causas justas y defensores de los derechos de los trabajadores.

La prepotencia se impone, donde crearon puestos para gente de cierta edad o con problemas médicos para barriadas, ahora esos mismos requisitos son pisoteados para algunos.

Significativo que muchos compañeros se planteen abandonar esta policía debida a la situación deplorable en la que estamos.
Nos han hecho perder la identidad.....ni sabemos qué clase de policía quieren. .....ni quienes somos

Somos peones en una partida de ajedrez.....una policía dividida con bandos enfrentados....esa es la policía que han creado, esas son las señas de identidad de lo que nos han convertido.
Falsedades, mentiras y caretas de iconos sonriendo que han caído para dejar al descubierto el verdadero rostro de compañeros indolentes y políticos intransigentes.

No creo en bandos, creo en personas.
Un basta para aquellos que hacen uso continuado de la manipulación.
Un basta para los arrogantes que no quieren escuchar.
Un basta para los intolerantes que siempre quieren imponer su razón.
Un basta para los hacedores de humo.

Creo que hay demasiados personajes siniestros que reniegan de lo que son con tal de beberse la sopa calentita.
Creen haber ganado, su egocentrismo les hace creer que nos tienen doblegados, creen tener el control, pero todo pasa y todo llega, el tiempo es más poderoso que vosotros.

Llegará la sublevación ante las continuas vulneraciones de derechos, de ética y de principios a la que estamos sometidos.

Han creado una guerra ficticia, la han alimentado con rencor e idiotez, una guerra que no existe.

Tres restructuraciones en tan poco tiempo es una señal inequívoca de no saber lo que se hace. 

Como se puede menospreciar y pisotear la trayectoria de determinados compañeros, que solo han luchado por dar prestigio a esta policía y que siempre han mantenido una misma línea de trabajo.

Es triste la situación que hoy día vivimos, es triste no sentirte parte de una administración que te tiene por enemigo, pero lo más triste de todo es ver el deterioro que esta policía está sufriendo, dejando de funcionar servicios que daban una imagen al ciudadano magnífica y eran un bastión importante para los compañeros (educación vial, oficina de denuncias, etc) a cambio de crear servicios sin contenido alguno. Todo ello repercute en el ciudadano irremediablemente, pues no hay directrices algunas de nada, anarquía institucional.

Una policía que trabaja sin medios, una situación en la calle cada vez más peligrosas...donde están esa promesa de chalecos… de emisoras?, hablamos de seguridad que va más allá de cualquier discrepancia que exista. Y una jefatura cuyas instalaciones dan asco, que nada tiene que ver con cualquier otro departamento municipal, 

Muchos hemos luchado y nos entregábamos por hacer de esta policía un referente, por verdaderamente servir al ciudadano de a pie, ese que deposita su voto y del que tanto se acuerdan antes de elecciones, tantos gobierno como oposición. 

Siempre nos habíamos sentido al servicio de los demás, con un gran compromiso con la sociedad y desempeñando el trabajo con una gran dedicación.

Un barco a la deriva, más preocupados de satanizar y demoler a la policía, que de verdaderamente aunar sus efectivos para dar respuesta a los problemas ciudadanos. Y una oposición a la que poco le importa nuestra situación. Unos y otros parecen mercaderes y nosotros la mercancía para trapichear con ella, dependiendo de los tiempos de elecciones.

Si escupes al cielo corres el peligro de que te caiga encima… Gente que han vivido de lujo a consta de la desgracia de los demás, que no han temblado en pisarnos con tal de conservar su Status. Ídolos de barro.
Y no quiero que suene a demagogia ni a bonitas palabras nacidas de la indignación. Es mi sentir sincero y espontáneo.

Ojalá hubiera un punto para parar, un punto de inflexión para sentarse y dejar rencillas, y empezar de cero entre todos y el equipo de gobierno. Creo que es un sueño.....y como dijo Calderón de la barca: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

Y ahora la última vuelta de tuerca, dejar a compañeros fuera de la disponibilidad sin motivo alguno, jugando con el pan de sus familias, no respetando el acuerdo existente de la disponibilidad, y decidiendo sin ningún tipo de criterio quien entra y quién no.

Escrito en un día de impotencia y desaliento, es mi bálsamo por no estallar.