11:35h. Domingo, 24 de Septiembre de 2017

Bibliotecas organiza dos Paseos Literarios por Guadarranque centrados en Rosalinda Fox

La Red de Bibliotecas de San Roque rendirá homenaje a Rosalinda Fox con una actividad muy especial en Guadarranque, barriada en la que vivió sus últimos años.

Dolores Marchena, junto al coordinador de Bibliotecas, José Antonio Corral, y la escritora Maria Ángeles Chozas, han presentado “Paseos Literarios, El tiempo entre costuras”, en el que la Delegación de Bibliotecas han preparado para la tarde del martes 7 de febrero una jornada para conocer más a esta ilustre vecina de San Roque. La experiencia se llevará a cabo también el viernes 10 ante el gran número de personas interesadas, incluso antes de que se diera a conocer esta iniciativa de manera oficial.

Así, desde las 17 horas, se realizará un paseo por su hogar y las calles donde vivió, y se contará con testimonios de personas que la conocieron, que relatarán anécdotas. Además, se podrá contemplar una exposición de fotografías inéditas de la espía, que se hizo popular como protagonista de la serie televisiva “El tiempo entre costuras”.

Los interesados en participar en estos Paseos Literarios, pueden inscribirse gratuitamente en la Asociación de Vecinos de Guadarranque o en el teléfono 956780101, ext 2112.

Historia de Rosalinda Fox

Rosalinda Powell Fox, más conocida como Rosalinda Fox, fue una mujer inglesa que mantuvo una relación amorosa con Juan Luis Beigbeder, delegado de Asuntos Indígenas y alto comisario en el Protectorado español en Marruecos durante la Guerra Civil Española.

Distanciada de su primer marido y con un hijo fruto de su relación con éste, Fox vivió en distintos lugares por todo el mundo durante su vida: Londres, La India, Tetuán, Portugal y Ronda, entre otros.

La figura de Rosalinda Fox cobró especial relieve tras el libro de María Dueñas “El tiempo entre costuras”, una novela española que narra la vida de Sira Quiroga, una joven modista que abandona Madrid antes del comienzo de la guerra civil española y, por capricho del destino, se ve obligada a fundar un taller de alta costura en Tetuán, capital del Protectorado Español en Marruecos en aquella época.